Dentistas, odontologos en Granollers. Clinicia Dental Riera

Nuestra principal preocupación es su salud y bienestar.

Clínica Dental Riera, dentistas en Granollers

Periodoncia

Es la especialidad de la odontología que estudia la prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedades y condiciones que afectan a los tejidos que soportan los dientes y los implantes (encía y hueso principalmente).

La enfermedad que afecta a estos tejidos de soporte se llama periodontitis o más conocida como “piorrea”. En esta enfermedad se produce una inflamación de las encías y una destrucción del hueso que hay debajo y que aguanta los dientes. En estadios avanzados de la enfermedad, los dientes pueden llegar a moverse mucho e incluso caerse.

Al inicio de la enfermedad se produce únicamente una inflamación de las encías pero sin afectación del hueso subyacente. A esa inflamación de las encías la llamamos gingivitis, que tratada a tiempo no dejará ninguna secuela. Pero si esa gingivitis no se trata con el tiempo la infección progresará hasta el hueso iniciándose así la periodontitis.

La periodontitis es una infección crónica que provocará una pérdida de hueso la cual, generalmente será irreversible. Por eso es importante actuar rápidamente para intentar que los efectos negativos sean lo menores posible.

Además al destruirse parte del hueso que aguanta los dientes queda un rincón más hondo en la encía lo que denominamos bolsa periodontal. En esta bolsa se acumularán más restos que serán más difíciles de eliminar lo cual provocará más inflamación y destrucción actuando así como un círculo vicioso.

Causas y síntomas de la periodontitis

La principal responsable de esta enfermedad es la placa bacteriana que es una fina película que se adhiere a los dientes y que está formada por pequeños restos de alimentos y de bacterias. Esta placa bacteriana si no es eliminada con el cepillado se irá calcificando formando el sarro que al estar endurecido y adherido al diente, ya no se podrá eliminar con un cepillo y deberá ser tratado en la clínica dental.

Hay muchos otros factores además de la placa bacteriana que pueden agravar o facilitar el avance de la enfermedad. Por un lado, tenemos los factores genéticos que harán que ciertas personas tengan una mayor predisposición a padecer la enfermedad, el tabaco que afecta directamente a la capacidad de respuesta de las encías o el estrés que disminuye las defensas.

Aunque se trata de una enfermedad que generalmente no causa dolor hay síntomas fáciles de reconocer y que le indicarán que debe pedir ayuda a su odontólogo. El primer signo que nos indica que hay algún problema es la inflamación de las encías que se manifiesta como un ligero enrojecimiento, a veces sensibilidad y sobretodo sangrado al cepillarse los dientes. También es típico, en estadios más avanzados de la periodontitis, la observación de unos dientes más largos debido a que la destrucción de la encía y el hueso deja al descubierto parte de la raíz de esos dientes. Es frecuente también en personas con piorrea el mal aliento (halitosis) debido a la gran cantidad de bacterias y al tipo de las mismas.

Tratamiento

El tipo de tratamiento dental variará según el estadio de la enfermedad pero básicamente estará orientado a eliminar las bacterias y el sarro para conseguir desinflamar las encías. Es importante comprender que se trata de una enfermedad crónica y que el paciente deberá mantener un buen cuidado a largo plazo.

En Clínica Dental Riera iniciamos el tratamiento con una exploración de las encías donde realizaremos un sondaje en varios puntos de cada diente que nos servirá, juntamente con radiografías, para evaluar el estado del paciente. Una vez realizado el diagnóstico se hará una limpieza profunda para eliminar el sarro y tejido infectado (raspado y alisado radicular) con el objetivo de desinflamar los tejidos. Una vez acabado el tratamiento, se deberá adiestrar al paciente para que realice una muy buena higiene en su casa para así poder mantener controlada la enfermedad a largo plazo. Será también indispensable realizar controles así como una higiene de forma periódica en la clínica para evitar que se vuelva a reproducir la enfermedad.